marzo 3, 2021
Stadia

Nadie entiende a Stadia, ni la propia Google

Bueno, por lo visto Google ha decidido cerrar sus dos estudios que estaban haciendo juegos para Stadia y se teme por el futuro de la plataforma.

Lo que no os van a contar jamás es el motivo real detrás del cierre, lo cual reservo para otra entrada, pero la marcha de la productora Jade Raymond tiene que ver con el hecho de que Google es una de las mayores promotoras de la contratación de tokens.

¿Qué es un token? Es una persona sin cualificación para un trabajo, pero debido a que forma parte de alguna minoría social se le da el cargo de alguien más capacitado.

Pues bien, los estudios que había montado Google para Stadia estaban llenos de tokens. Lo que ha provocado la marcha de Raymond, pero esto no te lo van a decir los medios.

Pero ya de paso, aprovechemos para hacer un repaso de lo que es realmente el Cloud Gaming.

El modelo de negocio del Cloud Gaming requiere gente

El Cloud Gaming carga los costes de la infraestructura sobre el proveedor del servició al 100%, ya que se basa en que el usuario final no tenga que pagar el hardware en forma de consola o PC en su casa.

Por lo que para que el modelo de negocio del Cloud Gaming salga rentable entonces nos tenemos que asegurar que cada servidor encargado de reproducir un juego se encuentre activo la mayor parte del tiempo posible, ya que un usuario por si solo no hace rentable el servició en absoluto.

Por lo que se necesita una gran masa de usuarios utilizando el servicio, los cuales rentabilicen con el tiempo la infraestructura.

Sus juegos no se pueden plantear como de consola o de PC

El gran problema del Cloud Gaming es el hecho que se ha planteado como una forma de jugar a los juegos de consola o a los de PC. ¿El problema? Esa forma es lo que hace que el Cloud Gaming no despegue del todo.

¿El motivo? Si lo que te interesa siendo el proveedor del servicio es tener una buena masa de usuarios para rentabilizar desde ellos, lo primero que tienes que hacer es atraer a la gente al servició e ir capitalizando de ellos.

Esto nos lleva a que el mejor modelo para el Cloud Gaming sería uno cercano al Free to Play, pero con una pequeña suscripción y con juegos pensados para hacer sesiones de juego cortas, y no, no hablo de juegos casuales, sino juegos cuyo diseño de niveles se adapte a ello y que permita a los usuarios utilizar los servidores menos tiempo.

El problema es que esos juegos no existen porque nadie se plantea el Cloud Gaming como una plataforma a la que se han de adaptar los juegos.

Editores independientes y Cloud Gaming

Los editores independientes hace tiempo que viven con una obsesión, ya que creen que para ellos es injusto pagar regalías por hacer juegos para una plataforma que no han hecho ellos.

Al mismo tiempo y de manera hipócrita son los que van exigiendo generación tras generación la implementación de políticas a cambio de tener sus juegos.

¿Con qué se han obsesionado? Pues con eliminar la propiedad privada de los juegos y convertir los juegos en lo que ellos llaman «servicio». Una forma poética de llamarlos usufructo por la obsesión que tienen de eliminar la propiedad privada de estos.

¿El motivo? Si un juego te gusta y lo disfrutas no vas a venderlo si lo tienes en formato físico. Obviamente el formato digital tiene grandes ventajas y con la llegada de las altas velocidades de internet a 1 Gbit por segundo en combinación los SSD todo lo físico desaparecerá.

Pero es el producto de tecnologías haciendo de innovación de ruptura de otras, no es producto de la voluntad de los editores independientes o «La Industria» y por tanto se confunde causalidad con casualidad.

Google y Stadia

Nadie se ha preguntado como es que existe Stadia y cual es la motivación detrás de ello, lo cual es un error en el que caen muchos analistas.

Las empresas tienen una cosa que se llama RPV que las define. El RPV son los recursos, con lo que dispone de capital económico y humano, los procesos, que sabe hacer y como lo hace, y los valores, que es lo que quieren hacer y marca su agenda de futuro.

¿Qué ocurre cuando una empresa gana mucho dinero? Lo normal es que lo invierta en sus negocios para mejorarlos pero, ¿qué ocurre cuando estos ya son totalmente rentables? Pues que el dineros se queda ahí cogiendo polvo y necesitan reinvertirlo en nuevas ideas.

Stadia es una de estas «ideas», algo que no tiene sentido en Google pero que de repente debido a que no sabían que hacer con sus recursos o su dinero han decidido hacer a más a más.

Esto es peligroso porque cuando esto ocurre lo que esperan es encontrar un nuevo negocio desde el que capitalizar, cuando este negocio no rinde como se espera simplemente se lo cargan y punto.

El garbage gamer es el mayor fan de Stadia

El Garbage Gamer es un nuevo tipo de «consumidor», es aquel que aplaude ante el hecho que montones de niños rata estén jugando al Fortnite, ya que así Papa y Mama se ahorran el dinero en juegos para el niño, aunque luego ese mismo niño este tontamente gastando dinero en skins.

Te dice lo bueno que son servicios como el PSN Plus donde regalan juegos o el Xbox Game Pass, pese a que no va a tener tiempo de jugar a esos juegos y muchos ni le interesan.

Los llamo Garbage Gamers por el hecho que se dedican a recoger comida/juegos de la basura. Son la gente que lo quiere todo gratís y tirado de precio. Son los que van al al cubo de las ofertas de Steam y luego te lloran directamente por el hecho que tienen un enorme catálogo de juegos pendientes.

Y no os equivoquéis, todos hemos comprado ofertas de Steam y descargado juegos en promoción. El problema es que el Garbage Gamer va de Hardcore Gamer y sale en los foros a hablar del último juego sin haberlo jugado y lleva años sin reservar ni comprar un juego.

Ese tipo de jugador es el que esta apoyando a Stadia. ¿Es la consola un impedimento? ¿Te molesta acaso? Ah, molesta a aquellos que quieren formar parte como aficionados pero no quieren comprarse una vulgar consola.

El coste real de una consola de videojuegos

Una consola no te cuesta 500 euros, una consola te cuesta ese dinero dividido por la cantidad de tiempo en la que la vas a utilizar, en poco tiempo vas a ver como los cafés o las cervezas que te tomas todos los días van a costar mucho más, por no hablar de vicios como el tabaco.

¿Te hace falta el Cloud Gaming? No, en absoluto.

Ah, pero la nube es el futuro. Si, es tan el futuro que Stadia esta en la mierda, GeForce Now lo utilizan cuatro gatos y tendrías que buscar una aguja en un pajar para encontrar a un usuario del servició.

¿Cómo es que PlayStation 5 vende si ya tenemos PS Now y el futuro es la nube? Ah, que la gente es imbécil claro esta.

Eso si, la nube es el futuro porque lo han dicho una serie de «expertos» que no son más que los mismos periodistas que luego te dicen quienes has de votar y te insultan si haces lo contrario.

El Cloud Gaming es también el futuro para una serie de sujetos que han visto como cada hora gastada por un ser humano jugando a juegos se ha convertido en una hora en la que no pueden manipular.

Por eso los medios generalistas han aceptado el Cloud Gaming con los brazos abiertos y lo han aplaudido. ¿Por el dinero de Google? No solo es por eso, sino que la consola es la competencia y la quieren ver hundida.

El hecho que Stadia, XCloud, PSnow o cualquier servició en la nube tenga «éxito» se traduce en una consola menos a la venta.

La infraestructura de Stadia es de pega

Stadia al contrario que GeForce Now utiliza un hardware fijo como si fuese una consola, el cual se basa en una GPU que AMD ya no fabrica y que le vendió a Google como liquidación.

Desde ese momento no se han planteado actualizar los servidores y creedme que el salto para reproducir los juegos de la nueva generación de consolas requiere una renovación completa de la flota no solo de de GPUs sino del sistema entero.

Consiguieron barata la infraestructura de Stadia porque AMD tenía una cantidad ingente de AMD Vega en los almacenes, pero ahora que toca dejar el dinero se ha visto como internamente Stadia es un desastre que no va a ningún lado.